Poniendo en práctica la Accountability: actividades de autodesarrollo

Hace unos días publicábamos un post en el que explicábamos en qué consiste el concepto de Accountability, el cual resumíamos como la conciencia y empeño por hacer las cosas cada día mejor, buscar la excelencia y cuanto sea necesario para contribuir a los resultados de la organización o equipo al que se pertenece.

Dado que es una competencia que exige un alto nivel de autoconocimiento y automotivación, en este post indicamos algunas actividades de autodesarrollo que, bien trabajadas, nos servirán para desde el plano personal desarrollar nuestro nivel de Accountability.

Actividad 1: Leer y conocer qué se hace fuera de tu círculo de lo conocido.
Leer, de manera regular, informes o documentos nos puede servir para ampliar la visión de la empresa, del negocio o de la estrategia de otras empresas.

Actividad 2: Re-aprender a trabajar en equipo

Trabajar con el equipo es fundamental para desarrollar un nivel de acuerdo de hacia dónde va la organización y por qué. En este sentido debemos:

  • Analizar las diferentes actividades, esforzándonos por averiguar qué hacer para mejorar los resultados, definiendo con precisión los roles y dejando claro que en todo puesto pueden existir “zonas grises” y que el objetivo es que nadie se justifique alegando que no era su responsabilidad.
  • Saber delegar actividades que permitan que cada cual pueda hacer su trabajo correctamente.

Algunos ejercicios recomendados:

  • Hacer una lista con todas las actividades a realizar, identificando cuáles se pueden delegar.
  • Identificar qué persona puede llevar a cabo qué tarea o quién puede formarse para asumirla. Planificar un plan de delegación y formación para esa persona.
  • Realizar un plan de seguimiento personal con esa persona. Confía, pero verifica.
  • Aprovechar las oportunidades disponibles (presentaciones, reuniones…) para que las personas del equipo conozcan las funciones y los objetivos de los otros.
  • Acostumbrar a tu equipo a un ejercicio de orientación al resultado.
  • Definir objetivos “world class”, con altos estándares de calidad e indicadores a conseguir.
  • Realizar un ejercicio de planificación y seguimiento: qué / cuándo / cómo.
  • Establecer una sistemática de seguimiento de actividad. Exige resultados a tus colaboradores, no toleres excusas continuas; y empieza dando ejemplo tú mismo.
  • Aconstumbrarnos a un uso estricto de la agenda: cumplir lo acordado es la mejor forma de fomentar la Accountability en uno mismo, y constituye un ejemplo para los demás.
  • Verificar periódicamente que todos los colaboradores tienen claros cuáles son los objetivos estratégicos de su unidad, y en qué medida afectan a sus objetivos operativos y a su actividad diaria.
  • Solicitar feedback después de cada acción de comunicación individual o colectiva.

Si has fallado, asume tus errores. Recuerda las técnicas de tratamiento de quejas: ¿Cómo vas a compensar a tu cliente por un fallo en tu servicio?

Es fundamental comunicar los logros de la empresa, las nuevas actividades, las mejores prácticas, las personas reconocidas, haciendo ver que todos somos responsables de ese éxito, y todos podemos ser reconocidos alguna vez de esa forma.

En resumen, los pasos para conseguir Accountability frente a “el juego de la culpa” son.

  • Míralo: conócelo, interésate.
  • Aprópiatelo: hazlo tuyo, identifícate.
  • Soluciónalo: razónalo, busca soluciones.
  • Hazlo: ejecuta tus acciones.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *