,

Universidades Corporativas: En esta vida nadie te regala nada

“Nada es gratis y no hay nada parecido a una barra libre”.

Milton Friedman, estadístico, economista e intelectual defensor del libre mercado.

Valoramos poco las cosas que no nos cuestan y nos salen “gratis”. ¿Cuántas veces hemos pagado a un entrenador personal o un gimnasio para obligarnos a hacer actividad física que podríamos hacer solos con motivación, un wearable y una app? ¿Cuántas hemos ido un nutricionista para que nos diseñe una dieta de adelgazamiento, cuando nosotros mismos sabemos qué es lo que debemos comer o no para estar sanos? Y ante esto me pregunto: ¿por qué las empresas nos empeñamos en dar gratis la formación a nuestros empleados aun sabiendo que la valoración que las personas hacemos sobre determinados logros tienen que ver muchas veces con lo que nos ha costado conseguirlo? Y no solo económicamente, sino considerando el esfuerzo realizado.

Muchas empresas nos plantean hoy que sus empleados no acuden a las Universidades Corporativas o no se las toman con la rigurosidad o el compromiso que les gustaría pero, por el contrario, si a esas mismas personas se les ofreciera un master fuera de la empresa, acudirían puntualmente.

Esto me ha llevado a reflexionar sobre algunos aspectos particulares de las Universidades Corporativas, que sin duda constituyen una gran inversión de la que se espera una gran rentabilidad en términos de mejora de la eficiencia y del desempeño.

Son muchas las preguntas que pueden hacer que nos replanteemos la manera en que diseñamos y gestionamos las Universidades Corporativas en nuestras empresas:
1. ¿Todos los empleados, sin excepción, deben matricularse en la Universidad Corporativa, o debemos hacerlo como incentivo para unos pocos para lograr una mayor valoración?
2. ¿La asistencia debe dejar de ser “obligatoria” y esperar que las personas realmente tengan la necesidad o el interés en formarse? Si esto fuera así, ¿qué pasaría con lo que desde las direcciones se precisa que aprendan porque es necesario para el negocio? ¿Quizás debería ser obligatorio formar a las personas en los primeros momentos de inducción, y plantear la continuidad en función de otros criterios (tales como desempeño, proyección profesional u otros)?
3. ¿Se deben crear contenidos en las Universidades que le interesen a la empresa, de acuerdo a las funciones y responsabilidades de las posiciones, o debemos plantear e invertir en contenidos que le interesen a nuestros colaboradores? Algunos empleados comentan que están dispuestos a cursar los sábados durante largos períodos de tiempo, siempre y cuando las temáticas les interesen a título individual (es decir, se diferencia entre la formación personal y la corporativa)
4. ¿Deben ser las Universidades Corporativas gratuitas, sabiendo que no siempre se valora lo que no cuesta? Si no deben serlo, ¿qué estrategia deberíamos seguir para posicionarlas, y qué alternativas tenemos para “cobrarlas”? Por supuesto, este cobro puede no ser necesariamente económico, sino en términos de esfuerzo y reciprocidad personal. Un ejemplo real sería el del director comercial de un banco que planteó hacer cursar a las personas los sábados por las mañana. Sin duda, una medida que puede provocar valoración de la actividad formativa… o directamente rechazo.

La gran cuestión a resolver es qué motivaría que nuestra gente para que realmente quiera asistir. O, dicho de otro modo, qué es lo que hace que nuestros empleados se comprometan con su aprendizaje, el de autodesarrollo profesional más elevado.

Para terminar este artículo quiero mencionarles algunos ejemplos y métodos que algunas Universidades Corporativas han aplicado con éxito:

  • “El contenido es la bomba”: contenidos que sorprenden sobre temáticas que no necesariamente están relacionadas a cumplir mejor el puesto, sino que ayudan a desarrollar capacidades profesionales.
  • “Solo para unos pocos”: tienen mayor convocatoria y éxito aquellos cursos o itinerarios que no son para todos, y que se adjudican en función del compromiso y la implicación personales.
  • “Esto es diferente”: El contenido no es “más de lo mismo”, sino que trata sobre aspectos rompedores que permiten repensar nuestras compañías y aportar desde otro ángulo diferente al que me permiten las funciones actuales que se desempeñen.
  • “Me lo llevo puesto”: jornadas presenciales 100% prácticas, donde la clave es el networking interno que se genera, el rescate de mejores prácticas de la compañía y la búsqueda de soluciones que pueda aplicar al día siguiente.
  • “Me vale para la vida misma”: cuando logramos que la aplicabilidad de los temas no se ajusten solo a la empresa sino que lo puedan aplicar en su vida cotidiana.
  • “Salgo renovado”: conseguir que los que participan terminen su aprendizaje con un nivel de energía capaz de contagiar a otros dentro de la compañía. El nivel de compromiso con la compañía aumenta cuando yo siento que también me das algo para mí, sin un interés de compañía explícito.

Seguramente hay muchos otros factores de éxito que cada uno de los que ha montado una Universidad, ha vivenciado, y les animamos a compartirlos en los debates que relacionamos a este post. También les recomendamos nuestro libro Universidades Corporativas, escrito por Antonio Rubio, donde encontrarán muchos otros tips de éxito contados por los clientes que han logrado implementar este modelo de formación en sus compañías.

Debemos conseguir que nuestros empleados digan que nuestra Universidad vale más que pagarse un master fuera de la compañía. ¡Trabajemos para conseguir ese “Wow” para nuestras Universidades Corporativas!

Para más información, escríbenos a Overlap@overlap.net o llama al +34 91 7210221

Links relacionados:
Universidades corporativas: ¿el nuevo google de la empresa?
http://www.uoc.edu/portal/es/uoc-news/actualitat/2015/167-jornada-corporate.html

Universidades Corporativas: ¿Palanca estratégica de la Empresa? http://www.overlap.net/blog/inoverlap/universidades-corporativas-ipalanca-estrategica-de-la-empresa

Antonio Rubio presenta «Universidades corporativas» en Desayunos Capital.
https://www.youtube.com/watch?v=6KdZ3-A9uQ0

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *