Competencia digital: Más allá de la tecnología

iStock_000002738475Medium

 

A día de hoy, en un número importante de organizaciones están conviviendo dos generaciones: aquellos que se han quedado al otro lado de la brecha digital; «inmigrantes digitales», que van haciendo lo que mejor pueden pueden; y los denominados «nativos digitales» que, aunque hayan nacido a finales de los ochenta, no necesariamente poseen siempre las claves ni los criterios que necesitan para gestionarse adecuadamente en un escenario de hiperconectividad y sobredimensionamiento de información como el actual.

En algunas ocasiones, para poder solucionar esta necesidad, las empresas tienden a pensar que la solución únicamente pasa por implantar y enseñar a las personas de la organización a utilizar una serie de herramientas y soluciones de base tecnológica. Sin embargo, el concepto de competencia digital es mucho más amplio, y hemos de pensar más allá de la tecnología.

La clave es desarrollar y potenciar el nuevo modelo de aprendizaje desde la dirección de recursos humanos como parte del cambio cultural que este comporta dentro de las organizaciones y que permite mejorar la convivencia generacional y sacar el máximo partido del uso de las tecnologías.
Pero … ¿Cuáles son algunas de las competencias digitales claves a desarrollar?

1. Competencia informacional: Esto significa la capacidad de trabajar con información. Concretamente buscarla, analizarla, evaluarla e interpretarla, así como crear y difundir nueva información.

2. Competencia tecnológica: Esta es la que abarca el buen uso de las herramientas hard y soft que la tecnología pone a nuestra disposición, y al mismo tiempo también valorar cuales de esas soluciones son las que mejor se adaptan a nuestras necesidades.

3. Competencia cognitiva: es la capacidad de poder discriminar, ser críticos y selectivos con las diferentes fuentes de información que compiten por captar nuestra atención, así como la habilidad de transformar la información en conocimiento.

4. Ciudadanía digital: Se trata de la adquisición de unas pautas de conducta que nos ayuden a vivir y trabajar en un mundo en el que, con frecuencia, lo real y lo virtual se confunden.

5. Alfabetizaciones múltiples: es el hecho de aprender a interpretar y a expresarse en todos los lenguajes que potencia la Red, como es el lenguaje de los vídeos, las infografías, etc.

¿Qué habilidades /competencias/procesos consideran que deberían tener en vuestras organizaciones para superar la brecha digital?

 

2 comentarios
  1. Andres Ríos
    Andres Ríos Dice:

    Competencia digital
    Totalmente de acuerdo con el post y con la descripción de las competencias.
    añadiría que en las organizaciones hoy por hoy se tieme miedo a ser activos en las redes de carácter profesional. Motivos: esto lo mira mi jefe, por tanto mi imagen va a verse comprometida, etc.
    Si eso ocurriese así en las organizaciones está claro que habría que revisar los estlos de liderazgo en las mismas ¿ no?
    Se dan cursos de liderazgo, a veces muy tradicionales, y a veces por personas que están alejadas de un estlo más transparente y colaborativo. Ya no se trata de saber si podemos trabajar con Millenials, sino incluso si sabemos ser receptivos a comunicaciones más colaborativas.

    Responder
  2. Eva Astorga
    Eva Astorga Dice:

    Mi jefe es un Baby Boomer: ¡Socorro!
    Creo que también hay que ver la situación desde el otro punto de vista.

    Pongamos un ejemplo cualquiera: Tengo 26 años, es mi primer empleo después del master y tengo como jefe a un señor de 40 (sí, a los 26 los cuarentones son «señores») que me dice que deje de chatear con el iPhone en las reuniones (estoy mirando mi Twitter!), que me recuerda que aquí se entra a las 9 (ya… y cuando miro mi correo a las 10 de la noche, ¿no me dices nada?) y que si me pilla «cotilleando» a ver qué hay por la Web me recuerda que aquí se viene a trabajar y no a perder el tiempo.

    La convivencia generacional es compleja y exige un esfuerzo por ambas partes. En las empresas están conviviendo hasta 4 generaciones, y el entendimiento ha de ser recíproco. La actitud «2.0» no es exclusiva de los veinteañeros actuales, es un hábito desarrollable, una habilidad que se tiene que trabajar, exactamente igual que el liderazgo o el trabajo en equipo. Si no se impulsa desde las organizaciones y se deja al libre albedrío de los colaboradores, seguramente en muchos casos no tendrá el éxito deseado.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *