Aprender en el puesto de trabajo: el reto del Informal Learning

informal_learning4

El estado de contención presupuestaria que está marcando la actuación de la mayoría de empresas no tiene porqué suponer la parálisis de las políticas de desarrollo de las personas que la componen. Hay empresas que están asumiendo de forma creativa este reto, y es que seguramente el liderazgo futuro de las organizaciones se sustentará en la forma en que las organizaciones estén afrontando hoy sus Políticas de Formación y Desarrollo. 

En este sentido, uno de los retos consiste en modificar los modelos de aprendizaje. Hasta ahora, la formación que se había impartido en líneas generales era presencial u online, esta última en menor medida. ¿Es válido este modelo? Digamos que esta formación «formal» seguirá existiendo siempre, pero habrá que regular mejor la universalización de su alcance.

Así, el gran reto se llama Informal Learning. ¿Qué parte de nuestro trabajo lo aprendemos en el propio puesto, preguntando a compañeros, jefes, navegando por Internet o metidos en una comunidad? La respuesta es que la formación que se realiza de esta forma consigue mejores resultados, tanto a nivel técnico como en la reducción de las inversiones que se realizan. El Rol del Departamento de Formación y Desarrollo consistirá en tratar de «formalizar lo informal» dentro de su Plan Estratégico.

Y la otra gran pregunta es: ¿aprendemos ahora de la misma forma que en el pasado?
Otra de las grandes áreas que Informal Learning resuelve está ligada con el modelo de aprendizaje de los adultos: cada día es más importante que la persona que está en el proceso de formación sienta que está aportando y colaborando en el mismo, no que se vea como un mero receptor pasivo de contenidos.

Hay que gestionar la formación integrando la Gestión de las Mejores Prácticas y Web 2.0. Es decir hay que sacar lo mejor de lo que ya se hace en la empresa como fuente de conocimiento principal y hay que generar herramientas web 2.0 para que las personas puedan hacer que ese conocimiento o mejores prácticas fluyan y enriquezcan la vida de la empresa, a través de foros, TV Corporativas, aulas abiertas.

La duda principal es ¿en qué medida se puede controlar que el nivel de notoriedad que se obtiene a través de las herramientas de web 2.0 sirve para crear conocimiento o sólo para generar una comunidad social? Diciéndolo en términos llanos, es como recriminar a alguien porque en el horario de trabajo está mirando Internet. No es una respuesta fácil; pero hay que confiar más en la responsabilidad del colaborador y aprovechar la ventaja que el mecanismo supone para generar una comunidad de conocimiento que reduzca gastos y extienda la formación por toda la compañía. La era de los «Comunity Manager» está servida.

 

Si quieres profundizar en este post, consulta un interesante artículo de la newsletter de Informal Learning

 

Andrés Ríos

3 comentarios
  1. Eva Astorga
    Eva Astorga Dice:

    Informal Learning a través de las redes sociales corporativas
    Las redes sociales son un potente aliado para canalizar el Informal Learning en las empresas. Respecto a la cuestión que planteas, Andrés, respecto a su uso dentro de las organizaciones, en un artículo de hace unos días la reputada experta en redes sociales Charlene Li comenta que si las empresas no se fían de lo que hacen sus trabajadores en sus horas de trabajo, ¿para qué les contratan?

    http://tecnologia.elpais.com/tecnologia/2012/07/29/actualidad/1343581099_368498.html

    Igualmente saca a la luz que la voluntad de los empleados de compartir información, conocimiento útil y experiencia a través de las redes sociales corporativas se puede motivar, y esta motivación suele venir de la mano del reconocimiento. Y éste no tiene por qué ser económico, por supuesto.

    Como se lee en el post está claro que ahora aprendemos de otra manera, con microimpactos de información útil o que nutre nuestro gran mapa mental de conocimientos. Que los directivos sepan canalizar esta necesidad de las personas de compartir, de tener notoriedad y de ser importantes para los demás es una de las claves del éxito de los modelos empresariales del futuro.

    Responder
  2. Andres Ríos
    Andres Ríos Dice:

    Ok.
    El estilo de las empresas debe ser favorecer la colaboración.
    Respecto a los qué formamos las empresas cómo hacemos para ser más activos y menos «miedosos»?

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *