Yo me implico, tú te implicas, nosotros nos implicamos: el arte del Accountability

A menudo las personas se sienten responsables de hacer correctamente su trabajo pero no tanto de lograr resultados comunes. Un equipo en el que se evita pedir responsabilidades puede caer en la mediocridad y la apatía si se crea un sentimiento de “¿para qué trabajar si otros no hacen su trabajo?”

Los líderes están convencidos de que las personas son más efectivas cuando están enfocadas a conseguir los objetivos, y por tanto, guían a su equipo más allá de la tarea e inspiran a los colaboradores para que persigan los resultados, creando un ambiente motivador en el que cada cual se pregunte “¿qué más puedo hacer?

El concepto de Accountability significa hacer las cosas cada día mejor, buscar la excelencia y cuanto sea necesario para contribuir a los resultados de la organización o equipo al que se pertenece. Implica compromiso, proactividad, un enfoque constante hacia la productividad y el aporte de valor. Es por tanto la capacidad de las personas de asumir como propias las tareas, actuando para resolverlas de forma proactiva, siendo capaces de explicar sus decisiones y haciendo frente a las consecuencias de las mismas.

Esto supone crear en el equipo y en la organización una cultura en la que no sólo el gerente es responsable de lo que sucede en cuanto a resultados, proyectos o clientes, sino que todos los implicados miran en la misma dirección y son capaces de exigirse responsabilidades a sí mismos y a los demás. Crear responsabilidad significa que el trabajo no se termina hasta que el resultado no se ha conseguido.

Algunas de las causas que provocan déficit de Accountability en los equipos son:

  • Miedo o desmotivación (hacia la empresa, hacia el trabajo, hacia el jefe…)
  • Actitud negativa y pasiva
  • Ajuste estricto a lo que se indica en la descripción del puesto.
  • Falta de formación, que genera inseguridad para hacer ciertas tareas (sobre todo por primera vez).
  • Falta de visión o perspectiva hacia los cambios que están sucediendo o pueden llegar.
  • Envidias y rencillas.
  • Ineficiente gestión del tiempo, que lleva a no controlar las entregas.

Frente a esto, ¿qué comportamientos positivos indican un buen índice de Accountability en un colaborador?

  • Permanece en contacto directo con la realidad cotidiana de su negocio.
  • Hace seguimiento de los equipos y del estado de los proyectos. Conoce el día a día y las personas que componen el equipo, así como su forma de trabajar.
  • Informa al equipo regularmente sobre los objetivos a conseguir y su grado de consecución. Promueve la colaboración del equipo en lugar del trabajo en islas.
  • Solicita y agradece el feedback.
  • Toma la responsabilidad de las consecuencias de las acciones que lleva a cabo en lugar de culpar a otros.
  • Admite en las reuniones del equipo que no se tiene siempre la respuesta correcta y reconoce los errores.
  • Es ágil y eficiente en el análisis de resultados y toma de decisiones.
  • Encuentra soluciones óptimas a los problemas.
  • Premia el compromiso.

En próximos post profundizaremos sobre este interesante tema. Mientras tanto, recomendamos la siguiente lectura:
“La clave está en la ejecución: la disciplina de hacer las cosas bien”, de Larry Bossidy y Ram Charan. Editorial Crown Business.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *