¿Qué motiva a un colaborador a producir más?

futbol_pedir_mas_colaboradores

 

Esta semana un equipo brasileño ha alcanzado un hecho histórico. El Corinthians ha conseguido un logro antes reservado a pocos equipos brasileños, conquistar la Copa Santander Libertadores.

Pero el reto de este texto no es hablar sobre cómo el grupo de aficionados ha contribuido a conseguir el reto o el esfuerzo de los jugadores en superar las dificultades de un campeonato de este género, pero sí hablar sobre una observación mucho más curiosa en medio de las noticias de la vitoria contra el equipo Boca Juniors.

Días antes del partido final entre los equipos, el director del equipo de Corinthians dijo que, si los jugadores llegaban a la victoria el equipo iba a dividir 50 millones de reales (unos 20 millones de euros). La comisión técnica y los profesionales de apoyo hasta los utilleros, masajistas y preparadores físicos fueron también contados en el equipo de aproximadamente 40 personas. Así, aproximadamente serían R$ 1,1 millones de reales para cada persona (500.000 euros).

Personas próximas a los profesionales hablaban en las radios locales del gran impacto motivacional que esta noticia provocó en todos los jugadores del equipo de fútbol. Además de la repercusión mundial que la conquista de la Copa traería a todos los jugadores, el impacto mayor seria en la cuenta bancaria de los mismos. De facto, el equipo de Corinthians ganó y los jugadores también se hicieron más ricos. El dinero fue utilizado como un atractivo para exigir de los jugadores «algo más».

Pero, si hacemos una comparación con las empresas podemos estimar que si ofrecemos premios en dinero, ¿podríamos pedir a los colaboradores retos mayores? Si pagamos una alta cantidad un grupo comercial, ¿podríamos exigirles mayores objetivos? Antes de contestar nosotros, queríamos pediros vuestra opinión a través de los comentarios.

1 comentario
  1. Eva Astorga
    Eva Astorga Dice:

    Equipos o Grupos?
    Del artículo se puede inferir, entonces, que no son un equipo sino un grupo y que su principal motivación es ganar más. Hasta aquí puede considerarse correcto, puesto que todos trabajamos por dinero.

    Sin embargo: en el contexto actual de crisis, en el que tan grave es la falta de solidaridad entre las personas, entre las clases sociales y entre los países, en el que tanta falta hace la orientación hacia objetivos comunes, ¿este caso de mercenarios que se mueven por dinero se puede considerar un ejemplo a seguir y trasladable a las empresas?

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *