¿Cómo se consigue la mejora de los procesos con kaizen?

cmo_implementar_kaizen

Como os comentábamos esta semana en el post sobre qué es kaizen, hoy queremos centrarnos en el cómo de esta filosofía. Kaizen debe implicar a toda la organización, desde los gerentes hasta los operarios y la opinión de todos es considerada de la misma manera. Siendo así, todos los implicados en un proceso lo analizan hasta definir el proceso ideal. Mediante la observación determinan las desviaciones existentes entre el proceso actual y el ideal y plantean contramedidas que son inmediatamente implantadas en el puesto de trabajo (Gemba).

Muchos de los cambios introducidos en el proceso derivan de la correcta gestión del tiempo, de hecho la técnica empleada (MUDA) trata de eliminar las perdidas de tiempo, sobrecargas e irregularidades.Los japoneses adoptaron la rueda de Deming Plan-Do-Check-Act como un mecanismo continuo de mejora de los procesos y como consecuencia, de mejora continua del resultado final (Mejora competitiva).

En este contexto y con esta filosofía, mientras las organizaciones occidentales se centran en la innovación y miden el desempeño por los resultados obtenidos, las organizaciones japonesas apuestan por el proceso y miden el desempeño por los esfuerzos en mejorarlo. Otra de las grandes aportaciones que va estrechamente ligada a la ventaja competitiva es el control de calidad.

¿Cómo lo podemos aplicar en nuestros clientes?

Aunque tradicionalmente se ha aplicado esta metodología a entornos de producción y procesos industriales, todos los procesos que integran un método de trabajo, son susceptibles de ser mejorados. Buscando una aplicación práctica en un modelo comercial por ejemplo, mejorando los procesos que lo componen mejoraremos necesariamente el producto del trabajo de los implicados y como consecuencia la satisfacción del cliente final (Indicador que realmente mide la calidad).

Para implantarlo debemos esforzarnos en transmitir una serie de máximas:

– Conseguiremos resultados a largo plazo, puesto que los cambios y mejoras conseguidos son pequeños pasos que nos acercan al objetivo final.
– La evaluación del desempeño debe estar orientada al esfuerzo y no al resultado, precisamente porque estos esfuerzos están encaminados a conseguir el objetivo final y no un resultado parcial.
– La implicación debe llegar desde la más alta gerencia al empleado de rango inferior, en la medida en que todos de algún modo están implicados en cada proceso y de ellos debe surgir la mejora.
Kaizen no implica grandes inversiones en capital aunque es perfectamente compatible con la innovación.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *