En la negociación, al igual que en la venta, deben beneficiarse ambas partes ¿Negociamos?

La negociación es un término fructífero para comprender la comunicación, además de ser un proceso de persuasión, tal y como ocurre en ventas. Y es que los procesos de negociación que vemos diariamente entre personas, grupos, organizaciones, culturas, naciones, … se han vuelto cada vez más complejos. Obligan a utilizar los conocimientos y destrezas para entender, solucionar, resolver o disolver los conflictos.

Podemos concebir la comunicación como una negociación, es decir, una comunicación multidireccional en la que dos o más participantes eligen cooperar o entrar en conflicto, buscando la satisfacción de algunas necesidades.

Hay personas que están ya equipados con unas habilidades para establecer relaciones con los demás. Sólo reflexionando pueden explicar cómo esas habilidades han podido convertirse en una segunda naturaleza. Son competentes inconscientes. Aun así, continuamente están aprendiendo y practicando, porque todos los días surge algún ángulo que ellos desconocían. Otros se ven obligados a adquirir y practicar destrezas para relacionarse, porque las circunstancias les han obligado a enfrentarse con todo tipo de situaciones. Reflexionan y traducen en acción sus pensamientos y enseñanzas.

Las negociaciones consumen mucho tiempo y energía cuando los protagonistas carecen de los conocimientos y destrezas imprescindibles para tratar los conflictos. A la vez, pueden convertirse en un terreno muy atractivo para hacer avanzar grandes proyectos en el mundo de las relaciones humanas.

La mejor manera de que un profesional sea competente en comunicación interpersonal es que le guste tratar con todo tipo de personas. Sobre estos cimientos, puede ir levantando todo tipo de destrezas, algunas de las cuales abordamos aquí.

Uno de los mayores logros de quien sabe negociar es que sabe re-crear el entorno que le viene dado. Una cosa es ser un soñador irreal, que no admite la realidad como es, y otra muy distinta es ser un imaginativo, que admite la realidad pero sólo como el primer paso para cambiarla.

Si quieres saber más sobre cómo debe ser el perfil de un buen negociador, así como los estilos y fases de la negociación, descárgate este documento al completo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *