Cómo es el perfil de un especialista en Big Data

Big Data es un concepto sugerente y abierto a múltiples interpretaciones. Desde su aparición como tendencia hace algunos años, se generaron altas expectativas sobre su potencial que paulatinamente se han ido afinando, concretando y adecuando a la realidad del mundo empresarial. En su obra Big Data at WorkThomas Davenport concreta las bases para comprender qué es el Big Data: cuáles son sus costos y sus oportunidades, qué impacto puede tener, y sobre todo, cómo puede cambiar procesos, industrias y mercados.

Los puestos emergentes más solicitados están relacionados precisamente con Big Data y Business Intelligence, y se requieren profesionales con conocimientos de sistemas, tecnologías y metodologías que permitan el tratamiento y toma de decisiones sobre los datos de manera flexible. Analistas de datos, programadores, arquitectos tecnológicos, Data Managers y consultores son los perfiles que más se demandan, seguidos del Product Manager y del analista en proyectos de I+D.

En un escenario futuro a corto plazo existirá un gap en las organizaciones en cuanto a la capacidad de análisis de datos, interpretación y extracción de conclusiones y decisiones requerido por el uso del Big Data. Según el informe “Big data: The next frontier for innovation, competition, and productivity” de McKinsey Global Institute (2011), se estima que en 2018 solo en Estados Unidos podrían afrontar la necesidad de contar con hasta 190.000 profesionales que posean un nivel alto en habilidades analíticas. Por otra parte, se requerirán 1.5 millones de managers y analistas que dispongan del Know-How para analizar Big Data y tomar decisiones efectivas.

Por tanto, un aspecto clave para la competitividad de las empresas será el de la selección, contratación y desarrollo de las personas que serán necesarias para ejecutar proyectos de Big Data dentro de las organizaciones. El perfil tipo de un especialista en Big Data deberá conjuntar diferentes competencias:

  • Por un lado, deberá ser un científico de datos con conocimientos en técnicas de análisis, modelización, análisis predictivo y computación. Es decir, deberá contar con capacidades técnicas de alto nivel.
  • Por otra parte, tendrá que disponer de buenas dotes de comunicación para hacerse entender con los directivos de las empresas, sobre todo en dos momentos: primero, en la identificación del problema de negocio, haciendo las preguntas necesarias para determinar la situación, definirla y proponer cuál es el mejor modelo de datos para solucionarla/mejorarla. Y el segundo momento importante será cuando deba preparar y presentar un informe explicativo de los datos y su nivel de confiablidad o probabilidad. En este momento de presentación sus habilidades de comunicación serán decisivas para hacer comprender la información a las personas que toman las decisiones dentro de la organización.

Las capacidades analíticas y técnicas por sí mismas no son suficientes para explotar el potencial de los datos, y los profesionales deberán transformarse hacia un perfil mixto que aúne las capacidades tanto del “cerebro izquierdo” como del “cerebro derecho”. Ashley Friedlein lo denomina Perfil Pi (π), para aquellos profesionales del área comercial y de marketing con capacidad para ser Analytical and Data Driven y comprender la marca, la historia y el Marketing experiencial.

En el estudio del Inesdi sobre Profesiones Digitales 2014 se comenta que “las 25 profesiones digitales clave en las empresas del siglo XXI serán aquellas capaces de aprovechar las grandes oportunidades que la economía digital ofrece”. Esto pasa por la definición de esas nuevas disciplinas profesionales, así como por el desarrollo de las capacidades necesarias para llevar a cabo estas funciones. Junto a las técnicas y las de comunicación, se añaden capacidades como:

  • Nivel alto de inglés, ya que el Big Data es una dimensión o materia en actualización constante, y la comunidad se comunica predominantemente en inglés.
  • Capacidad de trabajo colaborativo, imprescindible para entender y hacerse entender con otros perfiles menos técnicos de la organización.
  • Facilidad para afrontar nuevos retos (a lo que habría que añadir una actitud de innovación constante).

Esta conjunción de capacidades técnicas de alto nivel + capacidades de comunicación, interlocución y entendimiento de negocio hace que el perfil de especialista en Big Data sea uno de los más complicados de encontrar en el mercado. Supone pues un reto:

  • Para los profesionales, que deben evolucionar en muchos sentidos, salir de la zona de confort y entender qué diferencia al Big Data respecto a la analítica tradicional
  • Para los técnicos de RRHH/Formación de las empresas, que deben saber encontrar nuevos talentos en el mercado, así como facilitar el desarrollo y la formación continua de los profesionales dentro de la casa (con un alto nivel de corresponsabilidad en el aprendizaje)
  • Del mismo modo, los técnicos del equipo de Desarrollo y Formación/RRHH deberán evolucionar para dar soporte a esta forma de entender la formación orientada al negocio (Big Learning Data).
  • Para los Head Hunters o agencias especializadas en reclutamiento, que deben ayudar a las empresas a definir las posiciones para evitar una miscelánea de funciones que compliquen la selección de los perfiles adecuados.

Desde Overlap se propone a las empresas que, una vez definidos los roles necesarios para llevar a cabo las diferentes funciones requeridas, se concrete un mapa de competencias por perfil que, además de las capacidades técnicas, incorpore las Soft Skills necesarias para desarrollar las habilidades de comunicación efectiva, trabajo en equipo, orientación a resultados e innovación continua, a fin de integrar estos perfiles técnicos de forma efectiva en organizaciones que estén en procesos de transformación digital.

Artículos relacionados:

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *