In Memoriam Olga Lorenzo

 

Hoy nos  ha llegado la triste noticia del fallecimiento de la que fue, durante muchos años,  la Directora de nuestra oficina de Overlap en Barcelona, Olga Lorenzo.

Esta semblanza de Olga, surge desde el ámbito de la amistad y el respeto por su importante trabajo. Yo particularmente estaba muy vinculado con la oficina de Barcelona y por eso asumo la tarea y puedo decir que lo que voy a escribir no lo hago sólo desde el cariño, sino con la responsabilidad de rendir culto a las virtudes de una persona que en la compañía siempre consideramos excepcional.

Hasta el final de sus días Olga fue una mujer valiente, vitalista, divertida, conciliadora, familiar y profesional. Y todo ello en la misma intensidad y proporción, de forma que cada uno de estos ángulos eran vasos comunicantes entre sí.

Valiente por el modo en que luchó contra la enfermedad, mirando hasta el final a la muerte cara a cara, siempre con la sonrisa descarada y desafiante de la foto. Y también valiente por la forma en que defendía sus ideas, sus proyectos o a su equipo ante cualquier contingencia.  Recuerdo un viaje a Grecia en el que tuvo que reorientar una delicada situación en un proyecto. Ella preparó toda la estrategia de forma meticulosa, dirigiendo posteriormente la reunión con aplomo y seguridad para volver con éxito.

Vitalista y Divertida. Su pasión por la vida era contagiosa, igual que el humor que destilaba hasta en las situaciones más ásperas, como la que estaba viviendo. Como ejemplo me remontaré a una convención que celebramos en Madeira y en la que nuestras oficinas tenían que crear un video que reflejase su propia identidad. La oficina de Barcelona ganó el concurso con un video trepidante, donde todo el mundo recuerda que la primera imagen era Olga lanzándose en paracaídas y aterrizando en Rambla Catalunya. ¡Ahí queda eso!

Conciliadora y Familiar, Olga era una madrileña que, junto a toda su familia, se había integrado a la perfección en Barcelona y ella misma hizo gala del espíritu que siempre ha caracterizado a la ciudad: abierta, marinera e innovadora. Sin rechazar a nada ni a nadie, generosa, asumiendo todo lo bueno de los demás y dejando a un lado el resto.

Y de su aspecto profesional poco más puedo decir que dejó la oficina de Barcelona con los mejores registros de ventas y calidad, que nunca había tenido.

Olga, torera, te echamos mucho de menos, pero es cierto que tú, para mucha gente, y yo me incluyo, hiciste realidad la frase de Lewis Carroll

“El secreto para estar en el País de las Maravillas, querida Alicia es rodearse de Personas que te hagan sonreír el corazón”

Desde donde nos estés mirando, gracias.

 

Andrés Ríos en representación de todo  el equipo Overlap

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *