El futuro de RRHH: ¡Estamos en crisis!

En un contexto de gran imprecisión tanto en escenarios internos y externos, el área de Recursos Humanos debe mirar hacia dentro y cuestionarse cómo actuar ante todas las evoluciones macroeconómicas, sociales y tecnológicas de los últimos 20 años.

Parece que esta reflexión por su parte tardó en llegar, aunque está desencadenando toda una crisis de identidad que afecta a las mismas bases de lo que es Recursos Humanos. Una crisis existencial en el punto crítico de una cuestión existencial: cuál es la esencia de los RRHH. Los profesionales de estas áreas se están dando cuenta de que, tal y como están configurados sus departamentos, no es posible sobrevivir y ser capaces de acompañar las necesidades de sus organizaciones.

Mucho se habla sobre «destruir el área de RRHH», «reconstruir RRHH» o incluso «hacer explotar RRHH» por parte de los más radicales. Tal vez la cuestión no sea tan radical. El retraso en percibir que sus procesos y programas estaban detenidos en el tiempo y que, a lo mejor, se quedaron en el siglo pasado, dejará un impacto irreversible en las áreas de RRHH y tendrá sus secuelas. Durante muchos años, RRHH no miró hacia fuera como debería, ni hacia dentro como era necesario. El modelo por tanto pasó a depender de asistencia para poder sobrevivir, y el diagnóstico llegó demasiado cerca de su muerte.

Las consecuencias de no actuar pueden ser, en ocasiones, peores que actuar de modo equivocado. Esto fue lo que ocurrió en este caso. El área de RRHH fue perdiendo credibilidad en las organizaciones. No hablaba el mismo idioma que Negocio desde hacía tiempo, aunque por parte de algunas personas se hiciera todo el esfuerzo posible. En vano, los profesionales más osados se dieron cuenta de que precisaban cambiar para sobrevivir.

Lo que hoy nos encontramos son, por un lado, muchas preguntas, dudas y recelos. Por otro, están los que no se dieron cuenta de que estaban en esa situación y se agarran a las mismas defensas que construyeron durante años y décadas antes.

Si una base que parecía tan sólida como el capitalismo está siendo repensada en la actualidad, con un riesgo evidente de sufrir importantes alteraciones, los profesionales de RRHH no vieron que la gente, más que la economía, cambia y evoluciona a una velocidad todavía mayor. Algunas empresas ya se aventuraron a mirar hacia fuera y observar lo que estaba ocurriendo en el mundo. El resultado de eso fue una autopercepción digna de un consultorio psiquiátrico.

La ola está ahí… ¿o será un tsunami? Hay un hecho que no tiene vuelta atrás: el que no nade, se hundirá. Las posibilidades están abiertas y el camino aún no ha sido trazado. Cada uno de nosotros debe mostrar sus cartas y sugerir la próxima jugada. Mi deseo es que la crisis sirva para evaluar y rescatar la base ética de las relaciones humanas. Que esa evolución ponga al hombre de regreso en el centro de todas las cuestiones. Espero que el intercambio y la colaboración superen a la competición dentro de las empresas. Que el colectivo gane fuerza respecto al individualismo. Que el bien común sea un objetivo claro y definido.

Tal vez, una buena idea para comenzar las discusiones sobre este tema en las organizaciones sea recordar el origen de los RRHH: las Ciencias Humanas. Una buena base filosófica es, sin duda, el empujón inicial más seguro para conducir los debates sobre este tema.

Tengamos sabiduría.

1 comentario
  1. a guest
    a guest Dice:

    Mudança na forma de fazer….
    Por incrível que pareça, vi uma apresentação de RH ontem que estava propondo exatamente isto, o compartilhamento e a colaboração dos funcionários aliado a várias iniciativas de re-avivamento do negócio da companhia, considerando sempre as pessoas como centro de tudo isto. Acho que pode ser uma excelente iniciativa pra retirar o «desanimo» quem temos visto por aí nos mais diversos segmentos e voltarmos a crescer.

    Mas é um baita desafio, ainda mais num período de crise econômica que facilmente traz desânimo e desesperança pra peça principal dessa roda: as pessoas.

    Hiram Prado

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *