Competencias digitales, empleados con futuro.

¿Te identificas con este perfil?: “Viajo en coche compartido a través de Blablacar, me alojo con Airbnb, apoyo  diversas campañas de  crowdfunding, he encontrado piso en el tablón de anuncios de Loquo,  daré clases en Foxize, he ido un par de veces a cenar con Eatwith, acabo de certificarme en un MOOC de Coursera…”

La aparición del nuevo perfil del consumidor colaborativo del siglo XXI  pone de manifiesto cómo las TIC y los medios digitales están acelerando la necesidad de un cambio de modelo de negocio. Un modelo donde la tecnología y las e-skills deben formar parte de la estrategia de negocio global de las compañías, ser el ADN de los profesionales que las componen.

Tal es la necesidad de cambio que, según un reciente estudio  realizado por Gartner, el 25% de los negocios perderán competitividad en el año 2017 por su incompetencia digital.

Sin embargo, hoy en día,  es fácil encontrarse con empresas que  tienden a pensar que la solución únicamente pasa por implantar y enseñar a las personas de la organización a utilizar una serie de herramientas y soluciones de base tecnológica. Consecuencia: usos inadecuados, estrategias erróneas, grandes pérdidas de dinero y un claro desaprovechamiento de los recursos.

 Al igual que ser competente en la escritura no es solo aprenderse las letras del alfabeto y repetirlas sobre un papel, ser competente digital no sólo gira alrededor del uso de los dispositivos móviles o de estar dado de alta en alguna red social. Supone ir más allá.

Somos competentes digitales cuando entendemos qué herramientas nos ofrecen las TIC, cuál es el uso apropiado para cada una de ellas, qué estrategias existen que te permitan explotar al máximo sus posibilidades y además tengamos desarrolladas las habilidades y comportamientos 2.0 claves en esta competencia.

El desarrollo de esta competencia en los profesionales de la organización ofrece a la compañía la posibilidad de automatizar los procesos, desarrollar a nuestros profesionales en nuevos entornos de aprendizaje, crear nuevos canales de comunicación y mejorarla, compartir conocimiento, identificar a expertos internos, etc.

 ¿En qué otros aspectos esta competencia ofrece competitividad a la compañía? 

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *