Los cambios, la diversidad y las personas

imagen_banca_post_fusiones

Ceno con unos amigos, Josele y Borja son íntimos amigos míos. Estudiamos juntos la carrera, ellos vinieron a mi boda, yo fui a las suyas, y estamos en contacto o nos vemos con bastante frecuencia.

Josele es empleado de la Caja de Ahorros de su tierra natal, fue su primer empleo. Está casado con Mónica que trabaja en una Caja de Ahorros de la competencia. Borja es hijo y nieto de empleados de banca. En la ciudad donde vive dirige una oficina bancaria

Al final, como en todas nuestras cenas, terminamos hablando del sector financiero. Y como siempre, compartimos información y cuestiones que me hacen pensar un buen rato.

En un mercado y un clima económico receptivo a las adquisiciones, a los acuerdos de fusión o de transformación en bancos ha ocurrido que Josele y su mujer trabajan en la misma caja de ahorros ya que ambas se han fusionado prevaleciendo la marca de la Caja en la que trabaja su mujer. Y hace unas semanas el Banco donde trabaja Borja ha adquirido la entidad en la que trabaja su padre.

Josele nos comentó preocupado que ahora su mujer y él son compañeros en la misma oficina. Y que gracias a ella se puede defender ante los clientes cuando le surgen dudas, ya que tras la fusión el sistema de gestión de clientes que ha prevalecido es el de la Caja de Ahorros de su mujer.

Entre otras cuestiones Borja preguntó: ¿Cómo crees que se adaptará mi padre, tras 25 años en la misma entidad a las políticas, filosofía y cultura corporativas de la nueva entidad? 

Empiezo por comentar la situación de Josele: «En este proceso de cambio que estás viviendo la formación no es una opción, sino una necesidad, y yo creo que es una necesidad elemental tanto en el ámbito individual como en el organizativo.» «Estoy convencido que las entidades resultantes de fusiones en las que se gestione el cambio con el apoyo de formación conseguirán un impacto en el negocio más positivo que las entidades que no lo tengan previsto».

Ahora voy con la respuesta a la pregunta de Borja: «En estos momentos son los departamentos de Banca Comercial, RRHH y Formación los que tienen que poner en marcha las herramientas necesarias para crear políticas homogéneas y una cultura corporativa capaz de integrar la filosofía de cada entidad fusionada

«A gente como tu padre, con más de 25 años de experiencia en una misma entidad, más que imponerles una nueva cultura corporativa tal y como espera que ocurra, habría que intentar gestionar la diversidad creando una cultura corporativa en la que las distintas subculturas queden alineadas en un objetivo común. Es decir que personas muy diferentes caminen hacia un mismo lugar.»

«Para que esto funcione no hay que buscar una paridad en las funciones o puestos, sino que la entidad financiera que fusiona analice al colectivo que quiere incorporar, pero un análisis por competencias para crear un lugar común donde acudir para compartir desde la visión, misión y valores de la cultura corporativa hasta los procesos de trabajo más cotidianos. Sí, es como volver a la escuela pero en este caso a una escuela que integre la diversidad o dicho de otro modo que integre lo mejor de cada casa».

Y para terminar acabo de escuchar en la radio del coche que en unos días se va a hacer oficial que el Banco en el que trabajan mi amigo Borja y su padre se fusionará con la Caja en la que trabajan mi amigo Josele y su mujer…

2 comentarios
  1. Rodrigo
    Rodrigo Dice:

    Tecnología 2.0 como canal de comunicación universal
    Hola José,

    Me parece una excelente historia para ilustrar una situación extrema en su necesidad de gestión del cambio…Con matrimonios implicados hay que andarse con ojo!

    Me gustaría añadir a modo de reflexión que para conseguir que las personas compartan valores, cultura o cualquier otra cosa es necesario contar con un canal de comunicación efectivo y que todo el mundo maneje.

    No dejo de sorprenderme cuando veo a mi madre de 66 años como chatea con su hemana el por chat de yahoo, o habla con su sobrina de Badajoz por Skype, o recibe fotos de su hijo por el smartphone. ¡Lo hace con una facilidad pasmosa!

    A menudo pienso que uno de los obstáculos mas grandes dentro de la gestión del cambio radica en la tecnología que las organizaciones ponen a disposición de sus empeados. Nuevos programas de gestión, el administrador de contactos, el software elearning…los empleados que vienen de una fusión tienen que leer manuales, hacer cursos, y superar una curva de aprendizaje en ocasiones demasiado pronunciadas.

    Creo que la tecnología «empresarial» debería mirar más a la tecnología que las empresas del mundo virtual nos están mostrando. La tecnología 2.0 de google o yahoo es utilizada por todo el mundo, de diferentes generaciones, países, culturas, creencias.

    Todo el mundo sabe mandar un mail, acceder a sus cuentas en redes sociales, gestionar, compartir documentos con google docs, conocer. Sin manuales, mi madre tiene 3 cuentas de correo diferentes, escucha música online y comparte fotos con sus hermanas. Sin un coste elevado de formación elevado, ni una gestión del cambio, ni pildoras e-learning!

    Me pregunto por el impacto positivo que estas herramientas gratuitas y de uso tan sencillo pueden tener en los procesos de gestión del cambio en caso de fusiones como las que comentas.

    Un saludo

    Responder
  2. José Manzano
    José Manzano Dice:

    Cuanto más retos, más formación.
    Hola Rodrigo, muchas gracias por tu aportación.

    Estoy contigo en que las nuevas tecnologías suponen un reto y cada generación asume el reto desde perspectivas bien distintas.

    En mi opinión la empleabilidad de una persona aumenta de acuerdo con sus conocimientos, es decir, cuanto mayor sea la formación que posee, más probabilidades tendrá de aportar valor en su puesto de trabajo.

    Estamos viviendo un escenario que aúna la contención en el gasto y la necesidad de profesionales mejor preparados, la formación cobra protagonismo

    Un saludo.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *